La Neurona. De la Discordia a la Base del Sistema Nervioso

Cuando hablamos del sistema nervioso, es irremediable hablar de su unidad básica: la neurona. Una estructura de la que a día de hoy todavía continuamos aprendiendo. Una estructura que, ya en su momento causó disputas que terminaron con el primer premio Nobel compartido en Medicina de la Historia. Corría el año 1906 y dos científicos tenían dos teorías enfrentadas en su concepción. De un lado Camilo Golgi, con su teoría reticularista; de otro, Santiago Ramón y Cajal, con la teoría de la sinapsis neuronal. Tenía razón el segundo, pero la tinción de plata descubierta por el primero fue clave. Tablas, y, en 1906, ambos recibieron el premio Nobel conjunto de Medicina, aunque no precisamente por colaborar entre sí (la Historia incluso nos dejó citas en las que dejan claro que no parecían particularmente amigos, aunque se respetaran profesionalmente).


Dibujo de Ramón y Cajal. A la izquierda, la teoría de Golgi. A la derecha, su teoría de la sinapsis neuronal [Fuente: Centro Virtual Cervantes].

Desde entonces quedó patente que el sistema nervioso, al igual que otros sistemas, quedaba configurado por unidades que se interrelacionaban entre sí denominadas neuronas. Hoy sabemos que, en la concepción del sistema nervioso, son indispensables también las células gliales.

Volviendo a la neurona, ésta está compuesta, como muchas otras células, por un cuerpo neuronal o soma y una o varias prolongaciones celulares o neuritas. Normalmente, la prolongación de mayor longitud se denomina axón y aquellas de menor longitud se denominan dendritas. El cuerpo neuronal, presenta una membrana que delimita el citoplasma, dónde encontraremos un núcleo bien desarrollado y diferentes orgánulos entre los que destacan un gran retículo endosplamático y aparato de Golgi (necesario para enviar sustancias por la neurona, en el denominado transporte axonal), así como numerosas mitocondrias, básicas para soportar las altas demandas metabólicas de la neurona. Las neuronas son células que necesitan crear tan alto número de proteínas y neurotransmisores que el retículo endoplasmático y los ribosomas adosados a él (retículo endosplasmático rugoso) se condensan en altas cantidades y forman los denominados corpúsculos de Nissl (en honor al neurólogo alemán Franz Nissl). Ocupando también parte cuerpo neuronal o soma y a lo largo de toda la longitud del axón (también en las dendritas), encontraremos al citoesqueleto formando un gran sistema de filamentos y túbulos que permite el transporte proteico y de sustancias por el interior de la célula y que denominaremos transporte axonal.

Las numerosas dendritas en las cuales unas neuronas sinaptan unas con otras, presentan las denominadas espinas dendríticas que facilitan dichas sinapsis. Por su lado, el axón, facilita la transmisión del impulso nervioso a lo largo de largas distancias (por ejemplo, desde la yema del dedo hasta el ganglio de la raíz dorsal situado cerca de la médula espinal).

Además, encontramos, muy relacionada con las neuronas, un gran número de células relacionadas que conformaran en su conjunto las denominadas células gliales o neuroglia. En una neurona típica del sistema nervioso periférico (que son las neuronas que solemos tomar como ejemplo para hablar de la “neurona tipo”), son muy importantes de todas estas células gliales las denominadas células de Schwann (también llamadas neurolemocitos), que se encargan de generar capas concéntricas de mielina (de hecho, ésta conforma la propia membrana de la célula de Schwann, que va enrollándose alrededor de la neurona), una lipoproteína que aumenta la velocidad de conducción del potencial de acción a lo largo del axón. Esta mielina dejará unos espacios (en aquellas neuronas denominadas mielinizadas, con buenas cantidades de ésta), en los límites entre una célula de Shwann y la siguiente, que se denominan nódulos de Ranvier y que provocará una conducta saltatoria de la conducción nerviosa de espacio en espacio aumentando así la velocidad de conducción.

Células de Glía, conducción nerviosa, transporte axonal…son concepto que iremos ampliando sucesivamente. Hasta aquí este pequeño repaso y homenaje a la neurona, desde sus inicios hasta lo que conocemos hoy en día, pues nuestra concepción del sistema nervioso y la neurociencia está a día de hoy en constante evolución y cambio. Por supuesto, podremos ampliar conocimientos en cualquier tratado de Fisiología como Guyton y Hall.